sábado, 31 de enero de 2009

La piscina

Con tanto calor y tan poca faena estoy haciendo bastante uso de la piscina. Pero hoy ha sido un dia especial, y por eso le dedico una entrada: hoy mi santo ha bajado conmigo. Por un ratito no he sido la de la esquina de la sombra, que mira y sonrie con cara de "¿quieres ser mi amiga?, estoy más aburrida que un mejillón".
Y me lo he pasado bomba. Además, miradlo que gracioso con sus piernecitas blanquitas y descalzo, como un aussie más. Qué bien se camufla él...






2 comentarios:

anabel dijo...

ENVIDIA!!!

entre lo del sol, la piscina, y el tiparro que se te ve....
yo aquí, estudiando, con frío, más tapada que una monja y afuera lloviendo.
Si es que... :D

san y ser dijo...

nooooo, no te confundas!! estoy morenita, es verdad, pero ¿de qué me sirve si no tengo nadie con quien quedar?? y el tiparro no es real, ¿todavia no has aprendido que las fotos tumbadas favorecen a todo quisqui? ¿es que ya te has olvidado de Sensación de Vivir y sus chicas tumbadas en la playa, todas perfectas? luego se ponían de pie y tenian unas cartucheras que ni John Wayne, jeje